Job crafting o cómo diseñar tu trabajo

¿Te imaginas poder adaptar lo que haces a la manera en la que te gustaría hacerlo, a tu forma de ser, a tus intereses?. Esto se llama job crafting y es otro de los nuevos planteamientos o tendencias que se están realizando para mejorar el grado de satisfacción de las personas con su trabajo, con lo que hace. Mi primera pregunta cuando lo conocí fue ¿esto es posible?, ¿estaría una empresa dispuesta a que yo participara en la forma en que desarrollo mi trabajo con libertad y proactividad?. Me ha parecido tan interesante, que creo que merece la pena saber más sobre él.

Job Crafting, qué es y de dónde viene

El concepto lo crearon dos profesoras, Jane Dutton y Amy Wresniewski en 2001. Fue el resultado de unas investigaciones que estaban llevando a cabo sobre el origen y sostenimiento de la motivación en el tiempo. Se dieron cuenta que cuanto más tiempo está una persona en un puesto de trabajo, más se va desmotivando.

Cada persona tenemos una serie de intereses, fortalezas, pasiones, habilidades relacionales, etc. que si se combinan adecuadamente pueden hacernos sentir más alineados con lo que hacemos y sacarle más partido a nuestro trabajo, alcanzar nuestros objetivos. De esto es de lo que va el job crafting.

Según la Fundació Factor Humá, se pueden realizar tres tipos de job crafting:

Job crafting funcional

Consiste en cambiar los límites funcionales de nuestro trabajo. Alterar el número, ámbito y tipos de tareas que realizamos. Hacer menos, más o diferentes tareas de las estrictamente definidas en el puesto de trabajo, por pequeño que sea el cambio, lo estamos transformando.
Ejemplo: un equipo de ingenieros decide adoptar tareas relacionales, además de las técnicas que ya realizan, con la finalidad de influir en una disputa personalista entre dos directivos que está atrasando un proyecto.

Job crafting relacional

Consiste en alterar los límites relacionales de nuestro puesto de trabajo, cambiando la cantidad y/o calidad de nuestras interacciones personales. Cuando nos hacemos más conscientes de los impactos positivos o negativos que nuestro empleo tiene en los demás (y el de los demás en el nuestro), el sentido del trabajo aumenta con una incidencia positiva en la motivación.

Ejemplo: Un diseñador suele quedar descontento con los resultados que recibe de la imprenta cuando sus carteles se imprimen. Cada proyecto concluye con varias pruebas fallidas y un amargo intercambio de correos con los impresores. Un día decide cambiar este estado de cosas y visita personalmente la imprenta. Cuando hablan descubren que muchos errores son atribuibles a una mala comunicación mutua. Se da cuenta de que él también podía haber facilitado las cosas presentando los archivos con indicaciones más detalladas o, simplemente, habiendo visitado antes la imprenta. El conocimiento de los gustos y las maneras de trabajar de cada uno mejoran notablemente los resultados. Ha roto el bucle de pensamiento que le decía “son unos incompetentes, no es mi trabajo visitar imprentas.”

Job crafting cognitivo

Consiste en alterar los límites cognitivos de nuestro empleo. Dejamos de verlo como un trabajo prosaico, rutinario, atado de manos por la definición del puesto, y pasa a verse como un campo abierto donde podemos realizarnos desde el sentido y contribuir a causas importantes.

Ejemplo: un equipo de enfermería que tiene asignada la tarea de comprobar y grabar las constantes vitales periódicamente durante la noche decide ocuparse también del bienestar y de las necesidades del pariente del enfermo que se ha quedado como acompañante. Este cambio hace que se altere la percepción de su trabajo: complementan un rol técnico con el cuidado de personas y, a menudo, las informaciones que obtienen de las conversaciones con parientes ayudan a complementar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes.

 

Ventajas del Job Crafting

  • Devuelve el sentimiento de control. Sientes que puedes definir qué y cómo hacer tu trabajo en lugar de que absolutamente esté definido desde arriba.
  • Alinea tus valores personales con el trabajo, un trabajo con más sentido.
  • Mejora el desempeño: adoptas una actitud proactiva, incrementa la innovación y los resultados.
  • Mejora el compromiso al coincidir nuestros puntos fuertes con aquello que nos gusta hacer, la satisfacción con el puesto aumenta.
  • Está conectado con la felicidad en el trabajo y el trabajo desde el sentido.
  • Tiende a mejorar e incentivar las actividades relacionales y el sentimiento de conexión y agradecimiento a los demás.

Es muy interesante este planteamiento sobre cómo podemos diseñar nuestro trabajo. Y la gran pregunta es ¿cómo lo hacemos?. Eso es algo que abordaremos en la próxima entrada.

De momento te dejo como siempre con una reflexión ¿realmente me satisface mi trabajo?, ¿quiero hacer cambios que me permitan sentirme más satisfecho con lo que hago y que me permita hacerlo de forma que disfrute más de él?.

Pues si es así, en la siguiente entrada veremos como hacerlo y con qué herramientas.

Feliz semana diseñando la vida que deseas y la marca personal que dejas. Nos vemos y si te ha parecido interesante, como siempre, te invito a compartirlo y a dejar tu opinión

Eva Luque
Coach de Marca Personal y Trainer en Felicidad
#disfrutoloquehago #yomarcomimarca
www.evaluque.com

 

Compártelo!

Deja un comentario