No podemos elegir nuestras circunstancias

Decía Epicteto (que por cierto fue un esclavo en Roma) “no podemos elegir nuestras circunstancias pero siempre podemos elegir cómo interpretarlas”.

Un ejemplo de cambio de circunstancias

Hace unos años mi director general, del que dependía directamente, cambió. El nuevo director venía con ganas de renovación, de conseguir grandes objetivos y de posicionar a la empresa en una situación mucho mejor, cosa que a mí particularmente me emocionaba. Por eso, aunque me llamase a las 9 de la noche, siempre atendía sus llamadas. Esa era la teoría.
La realidad era que el tipo de liderazgo que había aprendido era el de la fiscalización continua del trabajo de su equipo. Le costaba delegar probablemente por falta de confianza, no sólo en las personas sino en él mismo. El resultado: comenzaron a atascarse las tareas más cotidianas porque todas las decisiones, por muy simples que fuesen, tenían que pasar por él. Las personas comenzaron a plantearse que si su jefe no delegaba, era porque algo mal estarían haciendo, con lo cual, algunas disminuyeron su confianza, su creatividad, su capacidad de resolución de retos, su capacidad de gestión, y comenzaron a creer que realmente no eran suficientes para realizar su trabajo.

 

¿Qué haces cuando pasas de trabajar de forma autónoma y resolutiva a una fórmula de supervisión continua y de burocratización ineficiente?

Teníamos dos opciones: o confiabas en ti mism@ o confiabas en él. liderazgo

La realidad era la que era, pero la interpretación, dependía de lo que creyéramos. Creer en ti o creer en lo que él nos trasmitía. La cosa es que poco a poco fuimos abandonando ese barco que ahora yace en el fondo del océano. Un ejemplo de cómo un capitán puede hacer zozobrar un destino por falta de herramientas adecuadas.

Está comprobado que el 75% del éxito profesional está motivado por la inteligencia emocional. Sólo un 25% es fruto del coeficiente intelectual  según la Harvard Business School.

“No podemos elegir nuestras circunstancias pero sí cómo responder antes ellas”.

Yo decidí comenzar un cambio y marcar mi camino. Ayudar a otras personas y organizaciones a que dispongan de las herramientas para que tanto jefes como equipo puedan disfrutar lo que hacen, que cada uno tenga su Marca Personal.

 

Eva Luque. Felicidad laboral. Gestión del cambio. #disfrutoloquehago #yomarcomimarca
www.coachingindoor.com

Compártelo!
Compartir:

Deja un comentario